9 claves que harán tu empresa deseable para los inversores



Todos los inversores tienen en común el hecho de querer buscar negocios con interesantes proyecciones de futuro evitando en la medida de los posibles riesgos innecesarios, por ello suelen basarse en una serie de reglas que como emprendedores podemos usar a nuestro favor para hacer que la empresa resulte atractiva a los inversores.

¿Qué hace a los inversores participar en un proyecto empresarial?

  • Hechos más que palabras. Resulta mucho más atractivo presentar un plan que incluya ventas reales y acciones concretas llevadas a cabo con sus correspondientes resultados, que la mejor y más impactante presentación de proyecciones empresariales.
  • Ofrecer capital humano. Los inversores suelen fijarse mucho más en el equipo que conforma el proyecto que en el proyecto en sí. Contar con un equipo con experiencia, bien equilibrado, que trabaje bien en conjunto y con fe en su proyecto resulta esencial.
  • Facilitar la información necesaria al inversor. A los inversores les gusta conocer al detalle todos los aspectos que conforman el proyecto antes de invertir en él. Ten en cuenta que la relación que se establece entre inversor y emprendedor debe estar basada en la confianza y por tanto no debe dar la sensación de que ocultas detalles.
  • Contar con un plan de negocio. Si ante las primeras preguntas por parte del inversor sobre cómo vas a realizar la puesta en marcha del proyecto, qué objetivos tienes para el primer año y cómo vas a alcanzarlos; tu respuesta es un titubeo o explicaciones vagas, probablemente no cuentes con el apoyo y la confianza del inversor.



  • Flexibilidad en el modelo de negocio. Una cosa es tener muy claro cómo es el modelo de negocio que quieres seguir y confiar plenamente en él y otra muy diferente es no dejarse asesorar por los consejos de los expertos, siendo incapaz de modificar el más mínimo detalle del funcionamiento de la empresa.
  • Previsión de futuro. Bajo la premisa de que el negocio se mueve en un mercado muy dinámico y cambiante no has realizado previsiones empresariales ni proyecciones financieras más allá del primer año. Si tu mercado es realmente tan cambiante deberás realizar un análisis exhaustivo muy profundo que incluya diversa casuística.
  • Cumplir los plazos. Incumplir los plazos, ya sea por un exceso de perfeccionismo o por una mala gestión del tiempo es muy poco beneficioso a nivel de imagen y de rendimiento. Los plazos son fundamentales, no sólo por una cuestión de imagen, sino porque en los mercados dinámicos llegar justo en el momento adecuado es determinante para el éxito o fracaso de un proyecto.
  • Focalizar tu proyecto. Si a la hora de presentar un proyecto no paras de saltar de una idea a otra, aunque te parezca que da sensación de creatividad, la imagen que proyectas es la de una persona incapaz de centrarse en una única actividad y que quiere abarcar demasiado sin saber que actividades son las realmente importantes.
  • La idea de un millón. El valor de una startup es frecuentemente un tema de debate entre emprendedores e inversores, sin embargo hay que ser realista y ajustar las necesidades económicas a la realidad, sabiendo que se debe empezar de lo más simple a lo más complejo. Los inversores valorarán a emprendedores capaces de gestionar correctamente el dinero invertido y que prescindan de gastos superfluos e innecesarios.



Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *