Consejos para invertir de forma inteligente



Hay una frase que dice “el dinero hace al dinero” y es verdad: la mejor forma de generar dinero es invirtiéndolo. Ya sea en mayor o menor medida, la inversión es un buen camino para concretar nuestros proyectos a futuro. Claro que no es algo fácil que se pueda hacer de la noche a la mañana, por eso es que aquí te presentamos algunos consejos para ayudarte en tu inversión.

Busca las oportunidades. Nadie tocará a tu puerta pidiéndote que inviertas de forma segura y en un proyecto 100% rentable. Para invertir tendrás que buscar tú las oportunidades, salir a arriesgarse un poco. Sé que parece difícil, pero lo mejor es informarte mucho sobre el tema, proponerte metas y objetivos, y comenzar a caminar hacia allí.

Sé conservador. Las inversiones son un “trabajo de hormiga”, no te desesperes en un proyecto a corto plazo y con dinero rápido, lo mejor es generar proyectos a largo plazo, que te asegurarán el éxito, sin invertir todo de una sola vez con tanto riesgo.



Analizar bien antes de invertir. Cualquier propiedad, activo o proyecto en el que quieras invertir debe ser estudiado previamente. Reúne la mayor cantidad posible de información sobre este y ahí analiza la posible inversión.  Consulta con tu gente de confianza, y amigos que sepan de negocios y te puedan ayudar.

No analices demasiado. Siguiendo el punto anterior, si bien a una inversión hay que pensarla dos veces, con eso ya basta, si continúas pensando y analizando seguramente encontrarás características negativas, que te producirán lo llamado “parálisis por análisis” y dejarás pasar la oportunidad.



Como lograr una negociación exitosa

Las personas de negocios estamos constantemente realizando transacciones que muchas veces incluyen dinero, información, trabajos, y contratos, y en todos estos casos, tenemos que negociar. Claro que para una negociación sea exitosa depende en gran medida de nuestra experiencia en este tipo de acuerdos, nuestra voluntad, nuestra presencia y, sobre todo, nuestra personalidad.

Creo que es fundamental tener una personalidad fuerte, pero no autoritaria. Debemos tener la capacidad de imponer nuestras ideas, preferencias y objetivos, pero también debemos poder ceder ante diferentes cuestiones, escuchando lo que piensan otros. En fin, ese es el espíritu de la negociación: dos personas discutiendo sus intereses para llegar a un acuerdo mutuo que los beneficie a ambos.

La escucha es fundamental en la negociación con otra persona. Debemos saber qué busca la otra parte, qué intereses tiene, qué quiere sacar de este diálogo. Debemos tener cierta cintura en la negociación, pero tampoco irnos al otro extremo y dejar que nuestros intereses queden minimizados. Es conveniente, antes de la negociación, tener bien claro qué es lo que queremos sacar de allí, es decir, saber a qué intereses no renunciaremos y con qué cosas estaríamos dispuestos a ceder un poco.

Por otro lado, nadie aceptaría negociar con una persona que solo escucha sus propios intereses o solo busca el beneficio para sí mismo, ya que no sería una negociación limpia.

La experiencia también influye en este tipo de acuerdos, ya que nos hace sentir más preparadas, y al tener conocimiento sobre estos temas encaramos las negociaciones de otra forma, y con más seguridad por supuesto.



Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *