Pasos para transformar tu hobby en una carrera



Muchas personas hoy en día trabajan de lo que los apasiona, y muchas otras vuelven frustrados a su hogar por estar trabajando en algo que no les gusta. ¿Te gusta crear ositos de felpa? ¿Te divierte diseñar tu propia ropa? ¿Eres amante de la jardinería o de la decoración? ¿Tus platos son deliciosos? Entonces no lo pienses más: ahí está la respuesta a todo.

Si tienes un hobby eres una persona afortunada: disfrutas de hacer algo y seguramente le pones toda la pasión y ganas al máximo. Seguramente más de una vez has fantaseado con poder vivir de eso, pero abandonaste la idea pensando que era imposible. Pues te tengo una noticia: no lo es. Para eso deberemos seguir un par de consejos.

Quizás disfrutas tanto bailar, por ejemplo, que nunca pensaste que podrías vivir dando clases de baile. Lo primero es proponernos la idea a nosotros mismos, aceptarla, y pensar que será real. Una vez que lo imaginamos lo demás ya está casi listo: podemos por ejemplo formarnos en una academia de baile y a los pocos meses dar nuestros primeros pasos enseñándole a algunos amigos.



Lo más sencillo en el comienzo será avisarles a todos nuestros conocidos, colegas, familiares, y amigos para así ir armándonos de contactos. Para promocionarnos solo bastará algunas tarjetas personales y aprender a utilizar la web, sobre todo las redes sociales: allí podremos poner nuestros datos de contacto, nuestros servicios o productos.

El factor económico también es importante. Quizás al principio necesites de un capital para lanzarte (depende de cuál sea tu hobby, claro). También necesitarás considerar que esta nueva actividad te deje ganancias para poder saldar los gastos cotidianos. Lo mejor en estos casos es continuar con nuestro trabajo antiguo por un tiempo, seguir con la rutina laboral que nos pueda dar un salario fijo y así estar un tiempo; por lo menos hasta que sea el momento para dejarlo y poder estar cómodos con las ganancias de nuestro “hobby”.

Verás cómo de a poquito tomarás confianza y se abrirán distintas puertas que te permitirán paso a paso vivir de eso que tanto te gusta hacer.



¿Cómo comenzar un negocio cuando todavía estás trabajando como empleado?

Cuando queremos emprender un negocio propio nos enfrentamos a la situación de decidir cuándo hacerlo: si comenzar mientras estamos trabajando como empleados en otro sitio o si es mejor renunciar para comenzar. Los expertos afirman que es fundamental comenzar nuestro negocio cuando todavía estamos trabajando como empleados.

Siempre que comencemos con nuestro propio emprendimiento necesitaremos dinero, por lo tanto es muy bueno contar con un sueldo fijo para poder costear el negocio. Además los primeros meses suelen ser de inversión sin poder ver ganancias.

Es imprescindible contar con dinero para pagar las rentas, los impuestos y nuestras necesidades, si no lo tenemos corremos el riesgo de tener que abortar nuestro negocio para salir a trabajar otra vez. Por lo tanto, si ya tenemos un trabajo fijo, bienvenido sea. Puede que al principio sea difícil y seguramente nuestro negocio crecerá a un ritmo más lento, pero la seguridad de tener un ingreso nos permitirá invertir más y mejor. Nuestro emprendimiento crecerá un poco más lento, a su ritmo, pero lo hará.

Lo importante es saber organizarnos los horarios dependiendo de nuestro trabajo fijo. Seguramente algunas horas al final del día servirán para acomodar todo lo relativo al nuevo emprendimiento. Necesitaremos contar con gente que nos ayude: al principio lo más probable es que tengas que pedirle una mano a tus amigos o parientes, así no tienes un gasto más que es el de mantener empleados (¡menos si aún tu eres una empleada!). Con el tiempo todo se verá más claro y podremos decidir si nos dedicamos por completo al nuevo emprendimiento.



Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *