Qué no hacer en un proceso de selección



En su día hice un post de consejos a la hora de contratar personal para una start-up y hoy quisiera darlos desde el otro lado.

Y es que tanto por las entrevistas que he realizado hasta ahora, como demandante de empleo, que no fueron pocas.., como por la experiencias que estoy viviendo recientemente desde el otro lado, como empleador, me gustaría destacar una serie de pequeños consejos, por si pueden servir a alguien a la hora de buscar empleo.

En un currículum:

No destaques aquello que no creas que debes destacar para el puesto buscado, o el puesto para el que te has inscrito, vale incluso la pena dejar de poner cosas/experiencias que desvíen la atención del empleador, que ponerlo absolutamente todo, “para rellenar”.

Lo ideal es enfocar tu carrera profesional desde el inicio, teniendo claro lo que quieres, si eso no es o no ha sido posible, destaca de todo lo que has hecho, lo que más se acerque a la profesión que buscas.

Intenta buscar para tu carrera un enfoque concreto desde el principio, te será más sencillo que no focalizarte en nada y tu perfil será más apreciado por quien lo reciba, por demostrar ideas claras e inquietud desde el inicio.

Si no tienes mucha experiencia, o casi nada, aprovecha para sacar partido a otras cosas que pudieran tener algún interés para el puesto, o que demuestren que a pesar de no haber trabajado en un periodo, no has perdido el tiempo del todo y has estado activo/a.

No mientas, ni consciente, ni a poder ser inconscientemente, revisa bien la coherencia de lo escrito, siempre o prácticamente se notan esos desajustes, desde el lado del empleador se ven a leguas… Me pasó un caso de un chico que decía tener “22 años, y 30 de experiencia“… o de otro que tenía “experiencia en redes sociales como: MySpace, Facebook y Twitster“, el subconsciente a veces nos la juega, por eso debemos revisar muy bien nuestro CV.

Pon teléfonos de contactos que tu respondas personalmente, y tengas acceso directo, a poder ser móvil, evita poner solo el fijo, posiblemente te llamen y si nos estás pierdas una oportunidad.

En la carta de presentación:

Intenta hacer una carta, hacerla demuestra mayor interés por tu parte, que no hacerla.

Pero que sea personalizada y no genérica, ya que da mala impresión, porque parece que no te interesa lo suficiente la oferta como para escribir 4 lineas y hacerlo de forma personalizada destacando lo que te puede abrir más puertas y que en el curriculum no cabe o no procede contar.

En las páginas de búsqueda de empleo a veces te preguntan el salario deseado, este es un tema delicado, y desde mi punto de vista, indicar una cifra, solo puede traerte problemas, porque si es más elevado de lo que te pueden ofrecer será un posible motivo para ni siquiera concederte una entrevista, y si es más bajo de lo que te pensaban ofrecer, seguramente te quedes con la cifra con la que tu mismo/a te has valorado. De igual modo, al indicar otras características deseadas del contrato, yo creo que lo ideal es no rellenarlo, si es posible, y escuchar que nos ofrece la empresa, para ver si nos cuadra o no.

En la entrevista:

No hagas ver que te crees más de lo que eres, puedes quedar algo pedante o soberbio/a de cara al empleador, que no tiene que ser tan tonto/a como quizás parezca, y aunque lo fuera, eso siempre molesta. Pero tampoco te infravalores a ti mismo/a, una persona con baja autoestima no suele gustar, y si lo haces, seguramente no dejarás ver lo bueno que tienes por ofrecer a la empresa.

Investiga donde envías el currículum, es preferible que se den cuenta que previamente te has interesado por la empresa, que que no sabías ni donde venías, ni a qué.

Apréndete si es necesario lo que dice tu currículo, no permitas que te haga dudar al preguntarte sobre él, parecerá que has mentido y ya dudará del resto de lo que le digas.

Si te pones nervioso/a, intenta provocar un ambiente distendido, incluso si hace falta haciendo una pequeña gracia o comentario que te devuelva en parte la sensación de control de la entrevista. Los nervios no ayudan a nadie, y si se notan mucho, para el empleador puede significar muchas cosas, desde inseguridad en ti mismo, en tus capacidades, hasta cierto carácter asocial o dificultad para relacionarte o trabajar en equipo.

Llegar a poder ser con sobra de tiempo, siempre reduce nervios, y la posibilidad de llegar tarde a la cita da mal aspecto, especialmente cuando es en la 1ª impresión.

De las preguntas que te formulen, puede que no siempre lo sepas todo, no te preocupes, es normal, intenta entender bien la pregunta si hace falta volviendo a preguntar, y en caso de desconocerlo, es preferible que lo digas abiertamente, e intentes hacer ver que harás lo posible por aprenderlo o buscarte la vida, a que lo intentes enmascarar de forma torpe y se note o que demuestres miedo e inseguridad ante lo desconocido.

Si te dan oportunidad para preguntar, hazlo, no suele gustar que desaproveches oportunidades para saber más de donde posiblemente acabes dedicando una gran parte de tu tiempo.

Para ir terminar, si dices que no a una oferta, puedes decir no me interesa y punto, no es necesario que te excuses en que estás haciendo un curso que quieres acabar.., suena como poco a escusa barata, o más bien a que no te importa nada el puesto, y menos el empezar a trabajar.

Y en resumidas cuentas, sé tu mismo/a, porque siempre será mejor que aparentar lo que no eres y que después se descubra a la hora de la verdad. 😉

Lo dicho, espero que esto sirva a alguien, mientras.. muchos ánimos que siempre existen posibilidades y oportunidades.. ¡solo hay que buscarlas!



Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *