Gaste de forma inteligente



Alcanzar metas establecidas puede ser muy sencillo siguiendo algunos pasos básicos que permitan tener un mejor control de cuánto dinero recibe y en que se gasta mensualmente; lo más importante es tener un plan y un presupuesto.

Un presupuesto es una radiografía de su estado financiero, le permite tener un control de sus finanzas e identificar exactamente en que está gastando su dinero, de esta manera usted podrá definir prioridades y hacer los cambios necesarios para ajustarlo.

Realizar un presupuesto ayudará a efectuar compras inteligentes, ya que le permite planear para obtener cosas que desea. Es necesario que su presupuesto se apegue a la realidad, si sus gastos son mayores a sus ingresos debe reducirlos, además recuerde que estos deben ser cubiertos con sus ingresos y no con el crédito.



Comprender las finanzas personales y de su hogar puede ayudarle a crear una vida mejor y más satisfactoria para usted y su familia, y puede conducirlo a un futuro más estable.

Creando un plan

La planeación por sí misma no cambiará la forma en la que gasta, pero le permitirá reconocer qué hábitos debe modificar.



– Calcule lo que puede permitirse gastar

– Establezca metas para ahorrar

– Determine qué gastos son necesarios y cuáles pueden ser reducidos

La parte más difícil de hacer un presupuesto es organizarse y anotar todos sus gastos, especialmente la primera vez que lo hace. Pero a través del tiempo, se convertirá en algo muy natural, y podrá controlar sus gastos con mayor precisión.

¿Por dónde empezar?

Para comenzar, recopile su información. Reúna los registros de todos sus ingresos y gastos, como:

– Cualquier cuenta y recibo de compra con dinero en efectivo

– Cualquier recibo de compra con tarjeta de crédito

– Cualquier estado de cuenta

Una vez que haya calculado lo que gana podrá tener una mejor perspectiva de su situación. Si sus gastos son mayores que sus ingresos, necesita reducirlos. Asegúrese de pagar sus gastos mensuales con ingresos y no con su crédito. No dependa de una tarjeta de crédito para cubrir un déficit de efectivo o su saldo aumentará hasta convertirse en una deuda.

Gastos Fijos y Gastos Variables

Existen dos tipos de gastos, los fijos y los variables, al momento de realizar su presupuesto debe identificarlos y clasificarlos en estas categorías, de esa manera usted podrá realizar las modificaciones necesarias.

Gastos fijos: Son aquellos que debe pagar periódicamente y no pueden ser eliminados; tales como renta, despensa, gastos de la casa, etcétera.

Gastos variables: Se refiere aquellos gastos que puede modificar de un mes a otro, en ocasiones podrá eliminarlos tales como comidas en restaurantes, ropa, entretenimiento, entre otros.



Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *