La importancia de la experiencia profesional para ingresar a un MBA



“¿Por qué, a diferencia de las escuelas de derecho y medicina, las escuelas de negocios requieren experiencia profesional?” se pregunta Derrick Bolton, vicedecano y director de Admisiones MBA en Stanford GSB en los Estados Unidos. Esta misma pregunta se la están formulando los profesores y los administradores de las escuelas de negocios, especialmente en los Estados Unidos. Se cree que esta cuestión puede llevar a una mayor división en el desarrollo del MBA en el mundo, y particularmente entre América y Europa.

 experiencia-profesional

Derrick Bolton continúa afirmando: “Le pregunté a todo el mundo y como consecuencia no había una razón real para ello. El énfasis en la experiencia profesional existía por casualidad”. En el MBA de Stanford, solo el 5% de la clase provenía directamente de la universidad; el resto de los asistentes contaba con una experiencia profesional promedio de 4 años.

Para Bolton, una de las razones por las cuales las escuelas de negocios ponen el énfasis en la experiencia profesional puede encontrarse en el posicionamiento en los rankings: los graduados con experiencia demandan salarios más altos, y esto tiende a obtener mejores puntuaciones en la mayoría de los rankings.



A diferencia de otras escuelas, Stanford aclara específicamente en su página web que no es necesaria la experiencia profesional. Otras, en cambio, son un poco más ambiguas en su mensaje; la Robert H Smith School of Busines de la Universidad de Maryland, de Estados Unidos, afirma que la experiencia profesional no es un requisito para la admisión, pero sin embargo se le da preferencia. La escuela cree que un background con varios años de experiencia profesional fortalece el perfil de los candidatos y les hace más competitivos en el mercado laboral después de la graduación.

El valor de la experiencia

John McGee, vicedecano de Warwick MBA de Warwick Business School en el Reino Unido, defiende el valor de la experiencia profesional previa al ingreso a un MBA. “Creo que la experiencia profesional es esencial para un verdadero MBA (…). Una experiencia profesional limitada significa que tendrías que estructurar y posicionar el programa como una licenciatura en Management, centrada en la teoría más que en cambiar teoría por práctica”, afirma.



Pero la pregunta que surge es, entonces, “¿qué tipo de experiencia es la más adecuada?”, porque la mayoría de los estudiantes MBA tienen experiencia de trabajo, pero no en management.

En todo caso, otra pregunta que habría que formularse sería “¿es esto tan importante para las personas que verdaderamente tienen interés en las escuelas de negocios y los graduados MBA, es decir, las personas que contratan para las empresas?”

Para Laura Miller-Guenin, directora de desarrollo para el empleo en la Smith School en los Estados Unidos, la experiencia profesional no es un factor que incremente el interés de las empresas en los estudiantes.

Por su parte, Bolton afirma que los estudiantes más jóvenes y menos experimentados ofrecen más flexibilidad a las personas que los contratan; de ese modo, pueden ser colocados en una variedad más amplia de puestos.

En síntesis

Algunas escuelas están respondiendo a un mercado cambiante, y ofrecen productos que cubren una variedad de segmentos de mercado, de masters especializados para jóvenes a Executive MBAs y programas ejecutivos a largo plazo.

Finalizando, McGee afirma que “lo que no me gustaría ver es al MBA únicamente dentro de una escala de estudiantes de veinte años. La experiencia tiene un valor particular para un momento particular y para un tipo de programa particular”.



Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *