Tengo muchos préstamos… ¡y no sé porqué!



Cuando tratamos de analizar las causas más comunes que llevan a las personas al endeudamiento excesivo, nos viene a la mente un concepto general o causa mayor de la cual se desprenden varias razones y motivaciones particulares. Esta causa mayor puede expresarse mediante un concepto bastante simple y llano: “si actualmente posees niveles excesivos de endeudamiento es porque has estado gastando más de lo que ganas”. De hecho, si siempre gastáramos menos de lo que ganamos, nunca tendríamos que tomar dinero prestado (salvo compras mayores y necesarias que sólo son accesibles al individuo promedio mediante un financiamiento); por otro lado, mientras más tiempo duramos gastando más de lo que ganamos, mucho más grave se vuelve nuestro problema de acumulamiento excesivo de deudas. Es a esto que algunos han llamado el efecto “bola de nieve” del endeudamiento excesivo.
Entonces, ¿cuáles son las razones y motivaciones que llevan al individuo a gastar más de lo que gana y por ende acumular niveles excesivos de deudas?
Falta de planificación
El ser humano se resiste de manera natural a la planificación, y no sólo en el ámbito financiero sino en todos los aspectos de la vida. Es por esto que, generalmente, hay que hacer un esfuerzo particular para tomar el tiempo necesario para planificar las finanzas personales y luego someterse al plan establecido. Esta dificultad es mucho más pronunciada cuando se trata de planificar y controlar nuestros gastos.
A todos nos es relativamente fácil saber cuánto ganamos. De hecho, los que trabajan por un salario no tienen que hacer ningún esfuerzo particular para que sus ingresos reales se ajusten a lo presupuestado o planificado. La dificultad viene al momento de tener que lograr mes tras mes que nuestros gastos se ajusten a una estructura previamente planificada. Sin embargo, todo el que ha tenido la oportunidad de conocer de principio a fin el ciclo de vida de una historia de mal manejo financiero, podría testificar que vale la pena el esfuerzo y sacrificio que implica la planificación. Pues los sinsabores de una quiebra o de una vida constante de inseguridad financiera generan dificultades mayores.
Querer vivir en un estatus social al que no pertenecemos
Para poder manejar de manera adecuada las finanzas personales, hay que poder llevar un estilo de vida que vaya acorde con nuestro nivel de ingresos. Sólo así se puede alcanzar el nivel ideal de salud financiera, el cual es: gastar menos de lo que se gana, ahorrar, e invertir exitosamente.  Pero, para que una persona logre mantenerse gastando menos de lo que gana, tiene que lograr sentirse conforme y contento con el estilo de vida que le permite llevar este nivel de gastos. En buen dominicano: “Hay que arroparse hasta donde las sábanas le permitan”. Lamentablemente, en nuestra sociedad cada vez más ésta es una excepción y no la regla. A veces, es por mera ambición, o porque se cede a la presión que ejerce cierto círculo social.
En ocasiones, algunos padres han llegado a atribuir como causa de la acumulación excesiva de deudas, el querer darles lo mejor a sus hijos.  El problema con esta justificación es que, generalmente, los padres han terminado adoptando actitudes materialistas. En fin, debemos siempre tratar de sentirnos contentos con el estilo de vida que nos permite llevar nuestro nivel de ingresos, y procurar mejorarlo sólo mediante la superación personal y no bajo el acumulamiento excesivo de deudas.
Fácil acceso al crédito
En la sociedad de hoy, ya no basta con realizar una buena planificación para poder mantenerse libre de deudas excesivas, sino que hay que pelear constantemente con un sin números de factores que nos motiva a endeudarnos. Entre éstos, el más importante es el fácil acceso el crédito. Y es que hoy en día, el individuo que está teniendo problemas con mantener sus gastos por debajo de sus ingresos tiene todas las facilidades para acceder a diferentes tipos de créditos que le permiten financiar su exceso de gastos. Este tipo de crédito generalmente paga altas tasas de intereses y cuando su uso se convierte en un hábito, entonces comienza la bola de nieve acumulativa que va erosionando de manera cada vez más rápida nuestra salud financiera.

Existen múltiples otros motivadores que conllevan al endeudamiento excesivo y que pueden o no estar relacionados a los puntos principales que hemos aquí desarrollado (ej. presión de parte de amigos y familiares, las compras compulsivas, entre otros). Queremos motivarle a mantenerse alerta y a estar dispuesto a someterse a un proceso de autoevaluación en caso de que se identifique con algunas de las situaciones aquí planteadas.



Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *